LA CASA

 

 

La casa, se esbelta,  mientras adentra sus cimientos en la tierra empinada. La casa, ufana,  se muestra cuadrada…no sabe del poder natural de la tierra curvada.

La entrada juega con los anillos que el tiempo fue girando. Se abre al respeto, no al impreso sobre papel mojado, no. Al cuidado que procura la sonrisa cuando hace vibrar la mirada.

Se abre al relieve de paredes con  flores no dibujadas. Blancas, van y vienen sobre el suelo que,  imperceptible se recuesta sobre un lecho inclinado.

 

 

Dejo la ventana abierta.

La cortina baila fría con la corriente.

Lenta,

se estira tensa.

Blanca,

vela la imagen de un reflejo.

Admiro la cortina en la sencillez de su blancura.

-Blanco roto dijeron-

La luz se sostiene en la pupila cuando  clava sus evidencias.

 

La cortina

a sus espaldas una fuerza invisible,

la lanza obstinada:

Torsión de humanidad imposible.

Intenta arrebatar el destello que sangra la casa.

Extenuada,  una pausa.

Repta la fachada.

Despacio

regresa al baile acompasado

pinzada

bajo la recta utopía de una barra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s