TRAS EL ASOMBRO RESPUESTA

                                          

                                                                    “Mi tesoro no está escondido:

                                                                      resplandece en el bosque como el oro,

                                                                      mas sólo un hombre ciego

                                                                      puede hallar el camino que a él conduce”

                                                                                                           Chantal Maillard

IMG-20150112-WA0000

 

 

 

 

 

 

 

Y  luego…

No escribir, quedarse mudo.

Ese instante de pensamiento gira.

Sobre un suelo desequilibrado florece el espanto,

se desplaza…

Con la cautela de la araña sobre su tela.

 

Solo gira el rodamiento.

El  imaginario permanece, engorda, se asombra.

¿Incapacita el  asombro a la pericia de la caricia que arranca la palabra?

 

…Qué queda… volver a leer, indagar la sorpresa… masticarla.

Tras el alimento el sopor nubla la mirada, parece que descansa…

Despertar.

El descanso limpia la mirada.

¿La limpia?

Cristaliza el sedimento encerrado

a  la  espera de ser hallado, tallado en la belleza de una lágrima

Y es entonces, tan solo entonces,

cuando  se desata intangible sobre la página

el nudo que anida en la garganta.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s