DE LOS SUSURROS DEL TIEMPO… (IV)

Silencio de hielo

                            quieto

                             tras los años

                                                    esperanza sombría de un recuerdo

                             oscuro  molesto

                                                 en el filo sangra el abismo de un deseo

maniobra contra la desmemoria

                          como un trueno el pantheon sacude su impotencia

en mil juramentos de histeria

el hombre sueña combate la pesadilla

                                                  atmósfera  somnolencia

                           las lágrimas se mezclan en los suburbios de la jurisdicción

                                                  ¡despierta!

                                                 ¡es el hombre!

llenar su vacío el fermento                           esquivar  sus pasos la entelequia

                                     en el  camino del sustento

                                                  todo sucede

sonrisa de azul cielo contempla                    tajante el no de esta  tristeza

                                                   todo sucede

… … …

Anuncios

4 comentarios en “DE LOS SUSURROS DEL TIEMPO… (IV)

  1. Curioso. La primera palabra del poema me ha transportado al sublime silencio que experimenté hace dos días en la montaña, en la oscura y enorme boca de una profunda sima (l’ avenc del Daví), que me ha obsesionado todo el fin de semana. Y en el sexto verso, de nuevo el abismo. Profundidad, como la que hay en tu poema.

    Me gusta

    1. La curiosidad es lo que hace que la profundidad aflore. Muchas veces hay que sumergirse en el abismo del tiempo para ver que los tiempos siguen siendo los mismos en lo esencial. En un intento de dar exactitud matemática a estos susurros… IV , desposeerlos de lo innecesario; tengo que dar espacio a las palabras, de alguna manera “colocarlas” como ladrillos descolocados, dejar grietas por donde entre el cemento de otras miradas y así se construya esta torre vigía donde me encuentro. Las palabras permanecen inmóviles con la constante amenaza del desplome. Cada lectura, cada mirada de nuevo las construye… muchas gracias.
      Un fuerte abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s