TIERRA NEGRA

Una nueva luz a la sombra de cada palabra ilumina  mil veredas.

Los pasos se adelantan, las huellas eclipsan la nieve

y el campo  debajo

                                     inmenso

reverbera el recuerdo de la voz ajena, un reflejo sobre la tiniebla.

¿Cuánto tiempo?

¿Cuánto tiempo habrá de pasar

para que rueden los cantos, avance el arado y se airee la tierra?

¿Cuántas piedras amontonadas harán la linde que ponga límite a esta parcela?

Habrá de florecer dura la hierba cuando incansable aparezca entre ellas.

Las piedras

                    memoria concentrada…

pluralidad amontonada.

¿Cuántas son necesarias para salvaguardar la tierra?

                                           La nueva… la negra.

Sobre ella

                                           Libre rueda una pelota.

                                           Libre se rompe una botella.

                                            Libres se aman los amantes.

                                           Libre se libra una guerra, como nueva.

                                           Libre cae una lágrima

                                                                                los gusanos le abren sus cavernas.

                                          Libre baila un joven sus canciones

                                                                                                  …sobre la tierra negra

de nuevo la nieve.

Las palabras, inmóviles.

                      Nuevas huellas

                                                                                                              ingenuas.

                      Nuevas miradas

                                                                                                             curiosas.

Querrán jugar… o no

sobre la tierra negra…  la que guardan las piedras…

Anuncios

2 comentarios en “TIERRA NEGRA

  1. Esa tierra negra… ignorada pero siempre bajo nuestros pies. ¿Qué sería de nosotros sin ella? La lucidez del poeta ve lo que los demás no vemos, pero su sensibilidad nos ayuda a verlo de tal manera que permanecerá siempre en nuestro corazón.
    Hermoso poema, Alej.

    Me gusta

    1. El acto de la escritura requiere de la paciencia del labriego que busca la fertilidad de la tierra para que los frutos producidos seduzcan los paladares. Esa lucidez no es otra cosa que locura ante un campo blanco al que hay que enfangar con nuestros pasos. Muchísimas gracias Jorge, decir que escribir tierra negra, que no deja de ser una relexión, me ha encantado.
      Un fuerte abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s