TEATRO (a propósito de un romance)

 

   Le sonreí a tus palabras antiguas;  me sedujeron verdaderas. Dejo mi cuerpo sobre la madera, rompo mis piernas contra el adoquín pintando con mi sonrisa la mirada del inocente. Visto con luces brillantes el negro mate de sus entretelas,  lo sacudo y entrego blanco. Oso en palabras cortejarte… pequeño. Ciego, leo en otros en el día que te celebra y, como ellos, rompo la máscara hecha de papel moneda para entregarme desnudo  al tejido de tus sábanas viejas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s