AMARILLO

Van a buscar, hambrientos,
una luz… necesitan alimentar de desdichas
lo foráneo de sus intenciones.
Ser buenos, los mejores;
lucir la mediocridad,
ser interlocutores de un cuerpo.
Se va,
envuelto en polvo,
volandero ciego en el desierto.
Mira la niña, sonríe.
Ofrece sin preguntar nueva sustancia.
Materia para el degüello.
No permitas, niña,
ser bocado de compasivos embelecos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s