CENOTE

Cuando más te niegas
más profundo el pozo del deseo.
Vuelve el amante, insiste
aprieta con su mano las venas
de un corazón abierto.
Estoy cansado, insisto.
Vale más mi ombligo…
Urbano, eremita huraño.
Cuando más te niegas
más crece un recuerdo.
No sabe del reflejo en lo hondo
de mi cenote lleno de huesos.
No sabe de lo sagrado
de un corazón envuelto.

                                                                                           Al amante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s