>CRISTAL

>
Se deslizó por el estruendo,
aquello que le rompió
en diminutos cristales
paralizándole desde dentro.
Osó sonreír,
quebró el silencio de hielo
el dulce gemido.
Se tragó el sentido
al arrullo de un fado.
Dejándose acariciar
se clavó el grito inmóvil
al ritmo suave de la melancolía.
Los ojos se ahogaron
en alharaca inútil;
se borró su sonrisa.
No recorrieron lágrimas
los surcos de las mejillas.
Deseó diluirse en el enigma,
ausencia de respuestas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s