>CARACOLA

>
Se repliega la caracola,
se esconde en su propio recelo,
frunce el ceño; se defiende
clavando lágrimas desde lo oscuro.
No hay lugar para el llanto,
no cabe una sonrisa
en lo más hondo de la espiral.
Se retira el mar, el flujo nocturno
la abandona sobre un lecho de desechos.
Se seca al sol de un amanecer ajeno.
Se va… soñando.
Alguien buscará el eco de un mar
en el vacio del cascarón blanco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s