>EL CUENTO DE ALICIA

>

Alicia vivía en un mundo verde. Desde muy pequeña había aprendido a ver en él todo lo bueno, todo lo maravilloso. Sus padres, por el contrario, tuvieron que reaprender los beneficios de este color; de hecho, se habían criado respirando el gris del humo, habían crecido sobre el negro del asfalto y habían jugado con los colores vivos y falsos del plástico de sus juguetes, soportando ruidos que tenían asumidos como naturales, pues habían formado parte de su mundo desde siempre. Decidieron huir e instalarse lejos aislándose en el campo. Una sordera incipiente y los consejos de los médicos fueron determinantes. La decisión del padre fue tajante: “Empezaremos de nuevo antes de que me coma el ruido de la ciudad.”
Perdóname si no te lo nutro de fantasía… no nos queda tiempo.
Creció Alicia rodeada de trinos, olores… el silencio y el ritmo del campo. Creció sincera de sentimientos, comedida de nervios, trabajadora e inquieta por la lectura… le encantaba perderse en todos los mundos que era capaz de imaginarse. Se enamoró en la universidad del hombre que, poco después, pasaría a formar parte de su vida. No dejaron de quererse nunca.
¿Te dará tiempo pequeño?

Anuncios

Un comentario en “>EL CUENTO DE ALICIA

  1. >¿Ése es… "el cuento"? Qué guay!! Expectante me hallo, oye…Por cierto… ¿has visto cómo me estoy agracielando poco a poco? Digo por el último poema que he escrito y me has comentado, jajaja.En honor a ella, sí señor.Bésote, Alejo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s