>
XURDE… PEDRO LUIS…OS QUIERO

Dame un poema.
En mi horizonte una ventana
Siempre abierta.
Sólo mar, trozo de cielo gris.
¡Mi mar se ve!
Anticipando tu ausencia me anticipo.
Te visito.
Sobre la lápida unas flores secas
Me ausento.
Regreso al principio.
Recobro su intensidad ciega.
Abro el horizonte desde mi ventana

Viéndote ausente,
Yéndome presente
Desapareces, huyes…
Instinto animal ciego
Me aborreces… libre.
Suerte incierta.
Las fieras esperan.
Se me antoja bosque sombrío.
No tengo miedo.
No veo.
¡No quiero ver!

Te recupera mi memoria
Sentado a la puerta del T.N.T.
Brita acariciando su barriga
Estallas en mí, me inundas.
Ideas frescas.
Antiguas.
De par en par se abre el horizonte
Me llega tu risa envuelta en mar.
Me aíslo en ella.
La disfruto… se va.
No lloro, no podría.
Se acabaron las lágrimas de tu funeral.
Pasó. La Lloca se oxidó en su pedestal
Congelando su tristeza, su gesto profundo
Ausente… me dejaste la risa.
Muerto… la iniciativa, ventana abierta.

Pararás. Te veré
Sonrisa apenas esbozada
Será un sí.
Seré joven.
Te veré grande.
Pararás compartiendo poemas regalados.
No niegues ahora,
Eres tú, en tu ausencia.
Eres tú, tras tu muerte.
Palabras escurridas, no pares
¡Vuela!
Déjame en mis ejercicios narrativos
Con tu risa envuelta en mar.
Déjame buscarte.
Animal.
Sabrás defenderte.

Regresad ambos
Con rocío nuevo
Déjame buscarte en la mañana.
Pedro Luis me acompaña confundido con la brisa.
Tu risa mar en calma
Maduro con ella, me dulcifico
Oxida su pena la Lloca
Sus dedos languidecen.

Recibo la señal
¡Hola!
Desconocido… en su belleza.
Regreso al principio.
Camino, le sigo
Busco mis palabras.
Ausente me ríes.
Horizonte, mi ventana
Mar, cielo…
Vuestras miradas recogiéndome.

Esparzo briznas de tu rastro
Ingrávidas
Sobre la arena mojada
Olisqueo
La mar está picada
Te busco.
Pedro Luis… Xurde…
Os quiero

Anuncios

2 comentarios en “

  1. >Entrañable, escrito en un código casi telegráfico, vosotros os entendéis, estoy segura…Los demás, los lectores, no debemos preocuparnos por dicho código, sólo hemos de entender la belleza de las palabras. Y el mar, cuya brisa puede olerse en el poema.Bsico.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s